Anticonceptivos Hormonales

Toda actividad sexual con lleva la posibilidad de embarazo. Desde hace décadas, utilizando los conocimientos del ciclo menstrual y los mecanismos hormonales involucrados en la ovulación, han sido desarrollados medicamentos para tratar de disminuir las posibilidades de embarazo.

Las formas por las cuales estos métodos evitan el embarazo aún son tema de estudio e investigación, sobre todo ante el desarrollo de nuevas fórmulas y sistemas de evaluación de los mismos en cuanto a su efectividad, mecanismos de acción y efectos colaterales.

Para explicar los tipos de anticonceptivos hormonales más comunes, en este artículo los dividiremos en dos grandes grupos, que a su vez se conocen en diferentes presentaciones.

  1. Métodos anticonceptivos hormonales combinados.
    1. Píldoras anticonceptivas.
    2. Anillo vaginal anticonceptivo.
    3. Parche anticonceptivo.

 

  1. Métodos anticonceptivos hormonales que sólo contienen progesterona.
    1. Progestágenos en pastillas o píldoras.
    2. Progestágenos inyectables.
    3. Implantes de progestágenos por debajo de la piel.

 

Los anticonceptivos hormonales tienen múltiples efectos biológicos en la mujer que se manifiestan primordialmente en tres áreas:

 

  1. Bloqueo de los mensajes del cerebro que inducen la ovulación en el ovario.
  2. Modificaciones en el moco del cuello del útero, que dificulta el paso de los espermatozoides.
  3. Alteraciones en el endometrio que pueden alterar la implantación del embarazo.

 

Los tres efectos se presentan en todos los casos; sin embargo, dependiendo del tipo de medicamento y la dosis el mecanismo utilizado, será diferente.

 

  1. Métodos anticonceptivos hormonales combinados.

 

Contienen básicamente estrógenos y/o progesterona, o derivados sintéticos con efectos similares en el organismo. El control de la ovulación está determinado por un complejo mecanismo de mensajes hormonales en diferentes fases que inician en el cerebro, y culminan con la ovulación y la preparación del endometrio para la implantación del embarazo. El objetivo de los anticonceptivos hormonales es el bloquear estos mensajes e impedir la ovulación.

 

También producen otros cambios en el cuerpo que ayudan a prevenir los embarazos. Por ejemplo, hacen que aumente la densidad del moco en el cuello uterino lo cual dificulta la entrada de un espermatozoide en el útero para fertilizar el óvulo. También el revestimiento del útero se adelgaza y por ello es menos probable que un óvulo fertilizado se adhiera a este.

 

Algunos de los beneficios de los métodos anticonceptivos hormonales combinados:

 

  • No interfieren en las relaciones sexuales.
  • Pueden hacer que los períodos menstruales sean menos intensos, más breves y más regulares.
  • Ayudan a aliviar los dolores menstruales.
  • Reducen el riesgo de padecer de cáncer del útero, ovárico y del colon.
  • Pueden mejorar el acné y reducir el crecimiento indeseado de vello.
  • Las píldoras combinadas se pueden usar para tratar ciertos trastornos que causan sangrado intenso y dolor menstrual, como los fibromas y la endometriosis.
  • Cuando se usan continuamente, pueden reducir la frecuencia de las migrañas asociadas con la menstruación. También se pueden usar para tratar el sangrado y dolor intensos haciendo que cesen los períodos menstruales.

 

Sin embargo, se han asociado con los siguientes riesgos:

 

  • Aumento del riesgo de coágulos de sangre (trombosis venosa profunda [DVT, por sus siglas en inglés]), ataques cardíacos y derrames cerebrales. El aumento en el riesgo del uso de estos métodos es aún muy bajo. Sin embargo, el riesgo es mayor en algunas mujeres que ya tienen una mayor tendencia a presentar estos problemas médicos, como las mujeres mayores de 35 años que fuman más de 15 cigarrillos al día y las mujeres con los siguientes problemas médicos:

 

— Varios factores de riesgo de presentar una enfermedad cardiovascular

 

— Presión arterial alta no controlada

 

— Historial de derrame cerebral, ataque cardíaco o trombosis venosa profunda

 

— Historial de migrañas

 

  • El usar un método hormonal combinado en las semanas después de tener un bebé puede aumentar aún más este riesgo. Si acaba de tener un bebé, hay varios factores que debe tener en cuenta:

— Si no está lactando, se debe esperar 3 semanas para comenzar a usar estos métodos.

 

— Si existen factores de riesgo de trombosis venosa profunda antes mencionados, se deben esperar para usar un método hormonal combinado hasta después de que transcurran las primeras 4–6 semanas después del parto.

 

— Si está amamantando, debe esperar hasta que pasen las primeras 5 semanas después del nacimiento del bebé para comenzar a usar estos métodos. El estrógeno puede afectar el suministro de leche, por lo tanto, es mejor comenzar a usar estos métodos hasta que se haya establecido bien el proceso de amamantar.

 

  • Estos métodos no protegen contra las infecciones de transmisión sexual.

 

Los métodos anticonceptivos hormonales combinados más comunes son; las píldoras anticonceptivas, el anillo vaginal anticonceptivo y el parche anticonceptivo.

 

  1. Píldoras anticonceptivas.

 

Para mantener una dosis estable, los anticonceptivos hormonales, se presentan en esquemas de 21 tabletas activas por mes; para simular un ciclo menstrual de 28 días, algunas presentaciones tienen 28 tabletas, sin embargo, las últimas siete son inactivas y su función es simplemente facilitar que sean tomadas de manera adecuada. Las píldoras restantes pueden contener solo estrógeno; un suplemento alimenticio, como hierro, pero sin hormonas; o píldoras sin hormonas ni suplementos. Durante los días que toma las píldoras sin hormonas o que no toma píldoras, tendrá el período menstrual.

 

Riesgos y posibles efectos colaterales:

  • No protegen contra enfermedades de transmisión sexual.
  • Dolor de cabeza.
  • Náusea
  • Sangrado intermenstrual

 

  1. Anillo vaginal anticonceptivo.

 

El anillo vaginal consiste en un anillo de plástico flexible que se coloca en la parte superior de la vagina. Es recomendable que sea recetado y colocado por el médico especialista, sin embargo, hay mujeres que lo hacen ellas mismas.

 

El anillo permanece por 21 días. Después, deberá extraerlo y esperar 7 días antes de introducir un nuevo anillo. En la semana que no se usa el anillo, tendrá el período menstrual. Para usar el anillo como método anticonceptivo de dosis continua, introduzca un nuevo anillo cada 28 días. Con el tiempo, la intensidad del sangrado puede disminuir e incluso puede cesar.

 

El anillo vaginal libera estrógeno y progesterona que se absorbe en los tejidos vaginales y penetra en el cuerpo. Estas hormonas hacen que cese la ovulación y surten otros efectos que ayudan a prevenir un embarazo.

 

Riesgos y posibles efectos secundarios:

  • La mayoría de los efectos secundarios son leves y a menudo desaparecen al cabo de unos meses de uso.
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Sensibilidad al tacto en los senos
  • Secreciones vaginales
  • Irritación vaginal
  • Sangrado intermenstrual

 

 

  1. Parche anticonceptivo.

Consiste en un parche adhesivo pequeño que se coloca en la piel para evitar que ocurra un embarazo. Aunque el parche lo tiene que recetar un médico especialista, no es necesario acudir a consulta para aplicarlo ni extraerlo.

 

El parche se puede usar en los glúteos, el pecho (excepto en los senos), la parte superior de la espalda o del brazo, o en el abdomen. Se usa una vez a la semana por un total de 3 semanas consecutivas. En la cuarta semana no se usa un parche y vendrá el período menstrual. Después de la cuarta semana, se coloca un parche nuevo y el ciclo se repite. El parche se debe aplicar el mismo día de la semana incluso si todavía está sangrando.

 

Para usar el parche como método anticonceptivo de dosis continua, aplique un nuevo parche cada semana en el mismo día sin omitir ninguna semana. Con el tiempo, la intensidad del sangrado disminuirá e incluso puede cesar.

 

El parche libera estrógeno y progesterona que en el cuerpo para evitar la ovulación, además de otros efectos que ayudan a prevenir un embarazo, como aumentar la densidad del moco en el cuello uterino, lo cual dificulta la entrada de un espermatozoide en el útero para fertilizar el óvulo. También el revestimiento del útero se adelgaza y por ello es menos probable que un óvulo fertilizado se adhiera a este.

.

Posibles efectos colaterales:

 

  • Irritación en la piel
  • Sensibilidad en los senos
  • Dolor de cabeza
  • Sangrado intermenstrual

 

 

  1. Métodos anticonceptivos hormonales que sólo contienen progesterona.

 

Otros métodos hormonales son aquellos que contienen sólo progesterona o sus derivados. Estos métodos pueden ser una mejor opción para las mujeres que no pueden tomar estrógeno debido a ciertos problemas médicos, como un historial de coágulos sanguíneos o presión arterial alta. También se pueden usar inmediatamente después de dar a luz, incluso las mujeres que están amamantando.

 

Estos métodos no protegen contra las infecciones de transmisión sexual, como el VIH. Se presentan en forma de pastillas, inyectables o implantes que son colocados debajo de la piel.

 

  1. Progestágenos en pastillas.

 

Estos medicamentos inhiben parcialmente la ovulación, de tal manera que en la mitad de los casos SI se presenta. El mecanismo principal para evitar el embarazo está relacionado con una alteración del moco del cuello del útero, dificultando la entrada de los espermatozoides en el útero para llevar a cabo la fertilización. Además modifica y altera el endometrio, impidiendo la implantación del embrión.

 

Beneficios:

  • No interfiere con las relaciones sexuales.
  • Se pueden tomar si padeces de ciertos problemas médicos que contraindican el tomar píldoras combinadas, como un historial de trombosis venosa profunda o presión arterial alta sin controlar.

 

  • Se pueden tomar inmediatamente después de un embarazo, un aborto, y mientras se está lactando.

 

  • Si deseas quedar embarazada, simplemente se deja de tomar las píldoras.

 

Riesgos y posibles efectos colaterales:

  • No se recomiendan como una buena opción en las mujeres que tienen ciertos problemas médicos, como complicaciones a causa de lupus, cáncer del seno o un historial del cáncer del seno.
  • Cambios en el sangrado. Este sangrado puede ser impredecible. Podría tener ciclos breves de sangrado, manchas de sangre o, con poca frecuencia, sangrado intenso o ningún sangrado en absoluto. No está claro si estos cambios mejoran con el tiempo. Otros efectos secundarios son dolores de cabeza, náuseas y sensibilidad en los senos.

 

  1. Progestágenos inyectables.

 

La mayoría de ellos contiene como ingrediente un progestágeno de larga acción. La inyección de la hormona acetato de medroxipro-gesterona de depósito (DMPA, por sus siglas en inglés) ofrece protección contra embarazos durante 3 meses. Solo es necesario recibir 4 inyecciones al año. Durante el tiempo que la inyección está surtiendo efecto, tiene que hacer nada más para evitar que ocurra un embarazo.

La inhibición de la ovulación es menos predecible que con los anticonceptivos, y el efecto sobre el endometrio es mucho mayor.

 

Aunque la ovulación se inhabilite, se presenta en la mayoría de los casos, no hay seguridad de que la esté bloqueando por completo, y en caso de que se llegue a dar, el endometrio no está en condiciones para la implantación del embrión.

 

Los efectos sobre el cuello del útero dificultan el ascenso del esperma, pero en caso de ocurrir la fecundación el embrión, en la mayoría de las veces se pierde en forma de un aborto temprano indistinguible de una menstruación.

 

Beneficios:

  • Solamente se requieren de 4 inyecciones a lo largo del año.
  • Se puede comenzar después de un embarazo, aborto, o mientras se está lactando.
  • No interfiere con las relaciones sexuales ni actividades diarias de la mujer.
  • Protege contra enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Puede reducir el dolor pélvico causado por endometriosis.
  • Puede reducir el riesgo de cáncer de útero si se usa a largo plazo.

 

Riesgos y posibles efectos colaterales:

  • Puede causar una pérdida de masa ósea mientras se utiliza. Generalmente se vuelve a regenerar tiempo después de haber suspendido el uso de la inyección.
  • Las mujeres que tienen varios factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, como aquellas que fuman, son de edad avanzada o tienen diabetes, pueden tener una tendencia mayor de padecer de una enfermedad cardiovascular mientras usan la inyección de DMPA.
  • Sangrado irregular.
  • Posible aumento de peso.
  • Posibilidad de no quedar embarazada una vez que se deja de utilizar el método, el tiempo promedio en lograr un embarazo después de haberlo suspendido es de 10 meses, algunas mujeres pueden tardar más.

 

 

  1. Implantes de progestágenos por debajo de la piel.

 

El implante anticonceptivo consiste en una sola varilla flexible, más o menos del tamaño de un fósforo, que se introduce debajo de la piel en la parte superior del brazo. El implante libera la hormona progesterona en el cuerpo. Este método impide que se dé un embarazo durante un máximo de 3 años.

 

Aunque como en los demás casos el cambio hormonal modifica la ovulación, impidiendo que ocurra, y además tiene efecto en el cuello del útero, el mecanismo principal en este método está relacionado con una alteración del endometrio, que impide la implantación. La ovulación no siempre se inhibe principalmente debido a que la absorción del medicamento no es uniforme y, conforme pasa el tiempo, el efecto de inhibición de la ovulación es menor, conforme pasa el tiempo la mayoría de las usuarias.

 

Sin embargo, en caso de embarazo el efecto de supresión sobre el endometrio es tan severo que en la mayoría de las veces impide la implantación del embrión, provocando un aborto temprano.

 

Beneficios:

  • Es fácil de usar y eficaz durante mucho tiempo. No requiere mantenimiento durante el tiempo establecido de uso.
  • Se puede colocar después de un embarazo, aborto, o mientras se está lactando.
  • No interfiere con las relaciones sexuales ni actividades diarias de la mujer.
  • Es “invisible” para los demás, sólo la mujer portadora puede sentir el implante, pues al estar por debajo de la piel, nadie puede notarlo.

 

Riesgos y posibles efectos colaterales:

  • A pesar de que son pocas las probabilidades de un embarazo, en caso de que se presente, hay un riesgo mayor a que sea un embarazo ectópico.
  • Sangrado impredecible a lo largo del ciclo.
  • Los períodos menstruales pueden ser más o menos intensos de lo que está acostumbrada. Es decir, en algunas mujeres se dan con mayor intensidad y en otras el sangrado desaparece por completo mientras se está utilizando el implante.
  • Cambios en estado de ánimo, dolores de cabeza, acné y depresión.

 

Como el uso de los anticonceptivos hormonales no es una decisión terapéutica, es decir, que al tomar estos medicamentos no estás tratando algún problema de salud específico, sino que más bien el objetivo es en una persona sana modificar los ciclos normales para evitar el embarazo, es vital que tomes en cuenta los mecanismos de acción de estos medicamentos para seleccionar aquellos que van de acuerdo con tus expectativas, principios y filosofía, así como los de tu pareja.