Estudio de la fertilidad

Para que en una mujer ocurra un embarazo de forma natural, debe darse una serie de condiciones. Los ovarios han de producir cada mes un ovocito (óvulo) con la madurez y calidad suficientes para desarrollar un embrión si llega a ser fecundado. Por otra parte, los espermatozoides tienen que llegar, en el momento oportuno, hasta el lugar donde se desarrolla la fecundación: habitualmente en la parte de la trompa más próxima al ovario; no deben existir, por tanto, obstáculos físicos, químicos o inmunológicos que les impidan llegar.

Una vez fecundado el ovocito y convertido ya en embrión, ha de viajar por la trompa hasta la cavidad uterina donde tiene lugar la implantación. El embrión debe implantarse en la mucosa del útero, denominada endometrio. El endometrio debe tener la preparación adecuada para permitir la implantación y el desarrollo del embrión. Si todo el proceso funciona correctamente continúa desarrollándose el embarazo)

Una anomalía en cualquier punto disminuye las posibilidades de un embarazo, en la actualidad se calcula que cerca de 15% de las parejas tendrán algún tipo de dificultad para concebir. Es importante mencionar que la tasa de embarazo de la especie humana es alrededor del 35 al 37 por ciento, esto en condiciones normales, es decir, cuando no existe ningún factor alterado.

En forma normal la mayoría de las parejas lograrán un embarazo en un año, por lo mismo se define como dificultad para concebir cuando una pareja no logra un embarazo después de un año de vida sexual activa sin método de regulación de la fertilidad. Es por ello que generalmente no se recomienda iniciar análisis detallados o tratamientos antes de este tiempo.

Aunque existen diferentes tipos de estudios para investigar la fertilidad, el más importante de todos es la evaluación inicial y completa realizada por tu médico. Una detallada historia clínica puede determinar el rumbo de la investigación posterior para iniciar un tratamiento efectivo lo antes posible. Cabe recordar que la dificultad para concebir debe ser analizada desde el punto de vista global de la pareja ya que con frecuencia uno de los factores alterados es el factor masculino, el cual analizaremos más adelante.

Pero, ¿qué factores femeninos son los que dificultan la concepción? Debido a que son diferentes órganos los que participan en la fertilidad, se ha dividido su estudio en distintos grupos, vemos que con frecuencia más de un solo grupo se encuentra afectado.

Para entender mejor su funcionamiento y participación para lograr un embarazo, a continuación los describimos en forma individual.

 

  1. Factor ovárico. Afectado en un 25 a 30% de los casos.

En raras ocasiones alteraciones genéticas alteran o modifican el desarrollo normal de los ovarios ocasiones los ovarios de la mujer no son normales, como sucede en algunas anomalías cromosómicas. En otras mujeres los ovarios son normales, pero dejan de funcionar mucho antes de lo que correspondería a la edad normal de menopausia (a partir de los 45 años). Si la se suspende entre los 40 y 45 años, se denomina menopausia precoz. Si ocurre antes de los 40 años se conoce como falla ovárica prematura.

La perdida de la función ovárica puede deberse también a tratamientos médicos y quirúrgicos, por ejemplo pueden requerirse ciertos medicamentos, tratamientos quirúrgicos o radioterapia pueden ser necesarios en el caso de ciertos tipos de cáncer ginecológico o mamario.

Por ejemplo, en algunos tipos de cáncer puede ser necesaria la extirpación de los ovarios, en la llamada ooforectomia bilateral, o la inutilización del ovario mediante radiaciones debido a la necesidad de algún tratamiento oncológico, siendo denominada falla ovárica por radioterapia.

  • Mujeres con función ovárica anormal: A veces, en mujeres que aún tienen un ciclo menstrual normal, la reserva de ovocitos de buena calidad del ovario está prácticamente agotada. Estos casos, que se conocen como <i>falla ovárica oculta,</i> habitualmente tienen una pobre respuesta ante los medicamentos de estimulación ovárica.
  • Otra alteración del funcionamiento del ovario es el denominado <i>síndrome del ovario poliquístico</i>; existe en estas pacientes un trastorno hormonal que hace que no se ovule de forma adecuada. En esta patología pueden darse largos períodos sin menstruación <i>(amenorrea)</i>. Esto sucede también en otros trastornos hormonales como en la <i>hiperprolactinemia</i>; en este caso, la excesiva secreción de una hormona llamada prolactina, que se produce en la glándula hipófisis, es la causante del bloqueo ovárico y por lo tanto de la dificultad para concebir.
  • El ovario también puede ser víctima de enfermedades no directamente relacionadas a su función, como los problemas inflamatorios, ya sean causados por un problema ginecológico como la Endometriosis, por problemas intestinales u abdominales, los procesos inflamatorios pueden afectar la función ovárica y disminuir la probabilidad de embarazo. La endometriosis consiste en la presencia de tejido endometrial (como la mucosa uterina que produce la regla) fuera de la cavidad uterina. Frecuentemente anida en el ovario pero puede hacerlo en otras localizaciones de la pelvis. Al producirse la ovulación y el óvulo ser liberado a la cavidad abdominal, la presencia de factores inflamatorios por endometriosis o cualquier otro motivo puede afectar seriamente la supervivencia del óvulo.

 

  1. Factor tubárico: Afecta en 20 a 25% de los casos.

Las trompas deben permitir el paso de los espermatozoides para fecundar el ovocito y, una vez fecundado, deben permitir que éste llegue hasta el útero para implantarse. La obstrucción de las trompas u obstrucción tubárica es causa de dificultad para concebir. La falta de movilidad de las trompas por la presencia de adherencias o procesos inflamatorios puede ser también causa de problemas al modificar el funcionamiento normal de la trompa, ya sea limitando su movimiento, alterando su forma o afectando el delicado tejido que recubre el canal dentro de la tropa.

La trompa obstruida puede en ocasiones dilatarse y contener líquido. Este problema se conoce con el nombre de hidrosalpinx. El líquido contenido, a menudo de tipo inflamatorio, puede suponer una dificultad extra para lograr el embarazo al afectar de manera más seria la función de la trompa. Estas condiciones suelen ser diagnosticadas a través de diferentes estudios de imagen, ya sea mediante radiología aplicando un medio de contraste histerosalpingografía o el ultrasonido especializado aplicando líquido y visualizar su movimiento; en ocasiones suele ser necesaria la utilización de estudios más avanzados y más específicos de endoscopía, como Laparoscopía, que implica bajo anestesia colocar un equipo de visión directa para llegar a un diagnóstico final del estado real de las trompas de Falopio.

 

  1. Factor cervical: Afecta en un 5% de los casos.

Los espermatozoides entran al útero a través del cuello del mismo, llamado también cérvix. Un ambiente hostil en el cuello, ya sea por moco espeso, ácido o con presencia de sustancias inflamatorias puede impedir el normal acceso de los espermatozoides y anular la fecundación. La evaluación directa de las características del moco cervical y el realizar pruebas de medición de acidez o de pH, así como de supervivencia del espermatozoide dentro del moco cervical, pueden determinar el impacto de este factor sobre la fertilidad.

 

  1. Factor uterino: Afecta alrededor del 10%.

El embrión debe implantarse en el útero, en la mucosa interna denominada endometrio. Si el endometrio no se encuentra en el grado de desarrollo y maduración adecuados, la implantación no será posible. Los factores que con mayor frecuencia afectan la calidad del endometrio son:

  1. La presencia de tumores internos como son pólipos o miomas (tumores normalmente benignos) que entre más cerca del endometrio se encuentren mayor afectarán su función.
  2. Malformaciones uterinas, que afecten la cantidad de endometrio adecuado para la implantación.
  3. Las infecciones son un factor que puede afectar de manera importante suelen ser también un factor importante como motivo en la falla de la implantación ya que dañan directamente al endometrio.

 

FACTOR MASCULINO. Afecta en más del 30% de los casos.

Tanto la cantidad como la calidad de los espermatozoides pueden afectar la fertilidad. En forma normal se espera que existan al menos 20 millones de espermatozoides por cada mililitro de liquido eyaculado, al menos 30% de los espermatozoides deben tener una forma normal y al menos 50% del volumen total deben de tener una motilidad normal. Cualquier alteración en la cantidad, motilidad o porcentaje de espermas normales puede afectar la fertilidad. Múltiples medicamentos, enfermedades, hábitos de salud y algunos medicamentos pueden modificar la calidad del esperma.

A diferencia de otros factores este puede ser evaluado con facilidad mediante la evaluación de una muestra de esperma.

  1. FACTOR HORMONAL O ENFERMEDADES AGREGADAS

El embarazo es un evento normal que está diseñado para ocurrir en una persona saludable. Cualquier enfermedad seria o alteraciones hormonales en otras partes del cuerpo pueden disminuir la posibilidad de embarazo.

2.FACTOR PAREJA O SOCIAL.

El embarazo es un evento de trascendencia personal, de pareja y social. El deseo de tener un bebé puede ser diferente entre el hombre y la mujer, entre la pareja y su familia inmediata o entre la pareja y la sociedad. Estos factores por lo general agregan tensión y pueden dificultar la adaptación a la falta del embarazo, los estudios y tratamientos. Es por ello de gran importancia tener en mente que lo más importante es la pareja misma y no “conseguir” el embarazo a costa de su salud o la estabilidad en la relación entre ellos.

Los diferentes factores que influyen en lograr el embarazo pueden estar afectados en momentos diferentes, es por ello que el estudio debe ser no solo integral sino tener presente dos aspectos. La pareja debe recibir toda la información completa sobre los análisis, tratamientos y posibilidades reales para tomar una decisión sobre el programa de investigación y tratamiento que sea mejor para ellos.

Las decisiones sobre el tema deben ser tomadas en pareja, por la pareja y respetando sus aspiraciones y condiciones de salud, emotivas, culturales y espirituales.