Ácido fólico

Aunque en ocasiones pensemos que nuestro cuerpo puede funcionar bien aún con una alimentación deficiente en vitaminas, el tener los niveles adecuados antes y durante el embarazo puede ayudar a disminuir la frecuencia de anormalidades en el bebé.

Particularmente, el ácido fólico, una vitamina dentro del complejo B, es un elemento indispensable para el desarrollo normal del bebé, por lo tanto, debe estar presente en la dieta de toda mujer que esté pensando en un embarazo, que pueda quedar embarazada o que esté embarazada.

Las anormalidades más frecuentes encontradas en madres con niveles bajos de ácido fólico son defectos en la formación del cerebro y de la médula espinal que se les conoce como Defectos del Tubo Neural. Durante los primeros 28 días después de la concepción (6 semanas después de la última menstruación) se forma el Tubo Neural, una deficiencia de ácido fólico en esta etapa aumenta en gran medida el riesgo de defectos en su formación.

Estos defectos pueden ir desde la anencefalia, situación en donde no se forma completamente el cráneo ni el cerebro del bebé o Espina Bífida, en donde el cierre inadecuado de la columna vertebral deja expuesta la médula espinal o las membranas que la recubren. Por sí sola la deficiencia de ácido fólico es una de las causas más frecuentes de bebés discapacitados en el mundo.

Estudios recientes sugieren que el riesgo de tener un bebé con un Defecto del Tubo Neural es mucho mayor en las mujeres Hispanas, en las mujeres con sobre peso y en aquellas que consumen poca cantidad de alimentos enriquecidos con ácido fólico como los cereales. Estos mismos estudios han encontrado que los niveles de ácido fólico al inicio del embarazo en estas mujeres es menor que el promedio en otras mujeres. La evidencia del uso de ácido fólico demuestra que la probabilidad de que un bebé tenga un defecto de tubo neural es mucho menor en las mujeres con los niveles adecuados.

Sin lugar a dudas que el consumo en dosis apropiadas de al menos 400 microgramos al día de esta vitamina desde antes del embarazo y durante los primeros meses disminuye la posibilidad Defectos del Tubo Neural. Las investigaciones también demuestran que el ácido fólico interviene en la multiplicación adecuada de las células, un proceso de gran importancia, pues de ello depende el desarrollo y crecimiento del bebé. Además, se ha demostrado que su deficiencia en embarazos avanzados también se asocia a nacimientos prematuros y bebés de bajo peso al nacimiento.

En general 50 a 60% de estos defectos pueden ser evitados con el consumo adecuado de ácido fólico, tan sencillo como tomar una tableta de 400 microgramos al día. Sin embargo a pesar que está demostrado que es uno de los elementos más importantes para el desarrollo de un bebé sano, en promedio sólo el mitad de las mujeres lo están tomando al inicio del embarazo y en la mayoría de las veces lo empiezan a tomar cuando la formación del tubo neural ya se inició en las primeras semanas del embarazo.

Aunque el ácido fólico se encuentra abundantemente en algunos alimentos como vegetales de hoja verde, aguacates, hígado, leguminosas como el frijol, lenteja, panes, pastas y cereales enriquecidos, es preferible tomar un suplemento todos los días para garantizar los niveles adecuados de ácido fólico.

Una investigación sobre las mujeres de habla hispana en los Estados Unidos, demuestra con claridad que no se conoce la importancia de incluir en su dieta ácido fólico desde antes del embarazo, en promedio menos del 10% de las embarazadas que hablan español están conscientes de lo que representa para el sano desarrollo de los bebés.

Ahora tú ya cuentas con esta información, el tomar alimentos que contengan ácido fólico y un suplemento con al menos 400 microgramos al día puede representar la diferencia entre tener un bebé sano y tener un bebé con defectos en la formación del tubo neural.

No podemos decir que todos los defectos se evitan con el ácido fólico, pero sin lugar a dudas la posibilidad de que se presenten es mucho menor si cuentas con los niveles adecuados. NO importa si en este momento no estás embarazada, la gran mayoría de los embarazos inesperados ocurren aun cuando las mujeres utilizan un método de regulación de la fertilidad o anticonceptivos.

La salud de tu futuro bebé está en tus manos, es importante que actúes hoy mismo cambiando tu alimentación y tomando el suplemento de ácido fólico.