Cómo cuidarte en las primeras semanas de embarazo

Entre el momento que detectas el embarazo y que visitas a tu médico pueden pasar a veces semanas. ¿Cómo debes de cuidarte durante ese tiempo?

En la mayoría de las veces sospechas el inicio del embarazo al faltar la menstruación, unos días después tendrás un examen positivo y hasta ese momento tienes la certeza de estar esperando un bebé. De una manera u otra tendrás dudas sobre qué debes de hacer mientras visitas a tu médico y te da indicaciones.

Por otro lado es en estas semanas cuando se están desarrollando los órganos y sistemas de tu bebé y aunque muy pequeño, desde ahora espera que cuides bien de él. El cuidado adecuado durante estas semanas puede marcar la diferencia para que un embarazo se desarrolle normalmente. En este artículo te daremos a conocer los aspectos principales que debes vigilar en tu alimentación y medio ambiente para cuidar de tu salud y la de tu bebé mientras acudes con tu médico.

 

  1. Si fumas, debes dejar de fumar de inmediato. La creencia que por ser un embarazo inicial estas substancias no le afectan al bebé o de que “solo un cigarrillo” no pasa nada, es falsa. Evita los lugares donde te expongas a humo de cigarrillo, además de que es más probable que despiertes un episodio de nausea en esta etapa del embarazo si te expones al tabaco, los riesgos para tu bebé son importantes entre ellos podemos mencionar pérdida temprana, placenta previa, bajo peso del bebé y que nazca con problemas para respirar.
  2. Evita las grandes dosis de cafeína tomando en cuenta que además del café muchos refrescos contienen dosis altas de cafeína. Esta puede estimular la frecuencia cardiaca, aumentar levemente la presión sanguínea, disminuir el flujo de sangre hacia el bebé e inducir cambios bioquímicos que pueden facilitar un aumento de las contracciones al final del embarazo.

  1. Alcohol: Es falso el pensar que el consumo de alcohol puede afectar solo a bebés de mayor edad, aunque no se puede determinar una cantidad exacta de alcohol que sea perjudicial para el bebé, es preferible evitarlo del todo. El tomar alcohol durante el embarazo está relacionado con el Síndrome Alcohólico Fetal. Los bebés con este síndrome presentan alteraciones en el desarrollo de la cara, retraso en el crecimiento antes y después del nacimiento y disfunciones del sistema nervioso central asociados a retraso mental, ceguera, sordera, dificultad para comunicarse, trastornos de aprendizaje, comportamiento hiperactivo, etc.

  1. Medicamentos: Algunos medicamentos de uso común o que estés recibiendo por cualquier padecimiento pueden tener un efecto negativo en el bebé. Si el medicamento fue indicado por tu médico debes de notificarle lo antes posible tu embarazo para evaluar si puedes seguirlo tomando. NO tomes ningún medicamento que no autorice tu médico. El uso de un analgésico con acetaminofen o antiácidos de suspensión pueden tomarse mientras tu médico lo aprueba.

  1. Químicos y tóxicos: Es momento de que vigiles el no exponerte a insecticidas o químicos que puedan representar un riesgo. Aunque es poco frecuente que te expongas a dosis tan altas que afecten a tu bebé los aromas intensos como el de la gasolina, insecticidas, pinturas, desodorantes etc. Pueden producirte mareo o nausea.

  1. Calor y ventilación: Puede parecerte un poco extraña esta recomendación pero en esta etapa del embarazo el exponerte a lugares mal ventilados y con alta temperatura puede aumentar el riesgo de un mareo o que una baja de tu presión arterial facilite un desmayo. En este tema recuerda que el tomar una larga ducha con agua caliente en un baño pequeño puede producir el mismo efecto. Grandes aumentos de tu temperatura corporal aumentan el metabolismo de tu cuerpo lo que puede producir cambios en la distribución de la sangre hacia tu bebé de manera temporal. Evita el exponerte durante mucho tiempo al sol o pasar mucho tiempo en saunas o hidromasajes.

  1. Ejercicio: Durante el embarazo es muy recomendable si tu médico lo autoriza el realizar un ejercicio regular, pero mientras tu médico te revisa evita cualquier ejercicio que implique mucho esfuerzo físico, deshidratación o movimientos de desaceleración intensos o que te expongan a un caída.

  1. Alimentación: Es importante que comas muchas veces al día en pequeñas porciones, de preferencia alimentos secos y nutritivos esto te ayudará a evitar la nausea y mantener una alimentación regular y frecuente con alimentos sanos es la mejor manera de evitar un aumento de peso anormal y darle a tu bebé lo que necesita para crecer bien. Es importante que te acostumbres a evaluar que es lo que estás comiendo no solo desde el punto de vista de nutrición y calorías sin de seguridad, este no es el mejor momento para una infección por comer alimentos en mal estado o contaminados.

Tu bebé no requiere de grandes cantidades de nutrientes en este momento y una dieta balanceada te los proporciona, sin embargo en todos los casos es vital que tomes un suplemento de ácido fólico de al menos 400 microgramos al día, todos los días.

  1. Actividad Sexual: Durante el embarazo si no hay contraindicaciones médicas no hay motivo para suspender la actividad sexual, en esta etapa de tu embarazo si no hay sangrado o dolor durante o después de la actividad sexual puedes continuarla a menos que tu médico te indique lo contrario.

  1. Los contagios: Lo más probable es que ya tengas todas las vacunas adecuadas para evitar las infecciones comunes de la infancia que puedan afectar a tu embarazo, sin embargo es prudente si sabes que alguna persona padece alguna enfermedad de fácil transmisión como el Sarampión, Rubéola etc., es preferible que evites un contacto muy directo como compartir utensilios para comer o entrar en contacto con sus secreciones corporales.

El embarazo es un evento normal y no debe de cambiar en mucho tu vida diaria o profesional, trata de mantener un horario de alimentación y de sueño.

Además de estas recomendaciones para empezar tu embarazo de manera saludable, es importante agregar una más.. DISFRUTALO, si, todos los días, pues es el milagro de la vida se está llevando a cabo dentro de ti