¿Cómo identificar el trabajo de parto? Lo que debes saber sobre las contracciones.

Desde el inicio de tu embarazo has estado ansiosa esperando el momento de la llegada de tu bebé. El pensar que pronto estará en tus brazos y podrás mirarlo a los ojos genera una gran emoción en estas últimas semanas de espera. Por lo general el embarazo dura en promedio 280 días o 40 semanas. Y aunque no se sabe con exactitud el momento en que comenzará el trabajo de parto, por lo general la mayoría de las mujeres dan a luz entre la semana 38 y la 41.

Conforme se va acercando la fecha te enfrentas a un período de emociones y ansiedad, así como diferentes situaciones que generan tensión, muchas mamás empiezan a preguntarse: “¿Cuándo será su nacimiento? ¿Podré identificar el momento en que inicia el parto? ¿Cuánto duran las contracciones? ¿Serán dolorosas?

Es por eso que en este artículo te daremos una serie de elementos que te pueden ser de utilidad para identificar adecuadamente el trabajo de parto.

En realidad las contracciones del útero se inician desde el inicio del embarazo y van aumentando de frecuencia e intensidad conforme se acerca la llegada del bebé. Al llegar la fase llamada de término, dos semanas antes de la fecha estimada de parto, las contracciones pueden aumentar de intensidad y de frecuencia.

De manera sencilla podemos dividir las contracciones durante el embarazo en tres niveles; las contracciones que ocurren en todo el embarazo llamadas de Braxton Hicks, las de trabajo de parto falso y las de trabajo de parto verdadero.

¿Cómo puedes diferenciar las contracciones que en realidad representan el inicio del trabajo de parto con aquellas llamadas “trabajo de parto falso”?

Antes que nada debes de pensar que el trabajo de parto es un proceso gradual, es decir va aumentando poco a poco. Como mencionábamos, desde el inicio del embarazo se presentan contracciones que ayudan al desarrollo sano del bebé, facilitando el movimiento del flujo sanguíneo del útero y manteniendo el tono de sus paredes para el desarrollo de tu bebé.

Estas contracciones en la gran mayoría de las veces son tan leves que puedes tenerlas sin sentir nada y solo te das cuenta que las tienes si colocas tu mano en el abdomen y percibes que está endurecido. No interrumpen tu actividad diaria, ni son rítmicas, no aumentan en frecuencia o intensidad y no se acompañan de sangrado. Estas contracciones NO progresan hacia un trabajo de parto formal y se consideran normales.

Y aunque la única manera de estar completamente seguros de saber si un trabajo de parto es real o no, es investigando si el cuello del útero se está dilatando mediante el examen vaginal. Sin embargo existen algunas diferencias en las contracciones que te pueden ayudar a distinguir uno de otro. Aquí te mostramos una tabla comparativa:

Trabajo de parto falso:

Trabajo de parto real:

  • Las contracciones son más intensas que las de Braxton Hicks, como las contracciones siguen aumentando conforme avanza el embarazo al final del mismo puedes sentir contracciones que sean tan intensas que interrumpan tu actividad diaria por la molestia que producen.

 

  • Las contracciones que pudieron iniciar como trabajo de parto falso, por un par de días aumentan en intensidad y frecuencia.

 

  • Si pueden producir dolor pero por lo general no es muy intenso y se presenta solo en la parte baja del abdomen.

 

  • El dolor interrumpe tu actividad normal y se presenta no solo en la parte delantera del abdomen sino también la parte posterior.

 

  • Son irregulares y si anotas con cuidado cada cuando se presentan vas a notar que el tiempo entre una contracción y otra no disminuye y la duración e intensidad es muy variable, puedes tener una contracción que produce dolor y dura 30 segundos seguida de otra que no produce dolor y dura 15 segundos etc.

 

  • Si registras con cuidado el tiempo que pasa entre una contracción y otra notarás que disminuye poco a poco porque las contracciones se vuelven más frecuentes y duran más tiempo,

 

  • De manera especial estas contracciones pueden disminuir si tomas suficiente líquido o cambias de posición.

 

  • Estas contracciones NO se modifican si cambias tu posición o tomas mucho líquido y si presentas sangrado, salida de moco o sangre o ruptura de membranas son datos que hablan de un trabajo de parto activo.

 

Además, ten en cuenta estas señales importantes que nos indican que hay que llamar de inmediato a tu médico o acudir al hospital:

  • Ruptura de membranas (rompimiento de fuente). Puede salir poco o gran cantidad de líquido, dependiendo del lugar donde se haya producido en el útero.
  • Sangrado vaginal.
  • Dolor intenso y constante sin interrupciones entre una contracción y otra.
  • Disminución del movimiento del bebé.

Para poder identificar con mayor facilidad cuándo estás entrando en trabajo de parto real, sigue las reglas que te mostramos a continuación:

  1. Recuerda que la única manera de saber si tienes un trabajo de parto real es con la evaluación vaginal de personal calificado.
  2. Si tienes contracciones que por la intensidad te obligan a dejar de hacer tu actividad normal toma una buena cantidad de agua, recuéstate sobre tu lado izquierdo y anota cada cuado se presentan y cuanto duran estas contracciones.
  3. Si las contracciones aumentan en intensidad, son más frecuentes y dolorosas cada vez y sobre todo si presentas sangrado, salida de moco o sangre o ruptura de membranas debes de pensar que estás en trabajo de parto activo.
  4. Si las contracciones disminuyen al cambiar de posición y tomar más agua o al anotarlas te das cuenta que son menos frecuentes o irregulares lo más probable es que sea un trabajo de parto falso y tu bebé quiera esperar un poco mas.

Recuerda que el evaluar los movimientos de tu bebé es esencial para estar segura que se encuentra bien. Es de esperarse que el identificar el trabajo de parto real genere tensión, sobretodo cuando eres mamá por primera vez. No te preocupes. Recuerda que solo tú puedes sentir las contracciones. Te ayudará a sentirte más tranquila si sabes diferenciarlas como lo explica este artículo, además, detectar el trabajo de parto real será mucho más fácil y podrás prepararte ahora para conocer la sonrisa de tu bebé.