Cambios principales para identificar el trabajo de parto. ¿Cómo saber que la hora ha llegado?

El poder determinar que el trabajo de parto ha iniciado es una de las preocupaciones más grandes al final del embarazo. No se conoce con exactitud todos los mecanismos que participan cuando comienza y no existe un patrón definido de síntomas que pueda marcar con claridad cuando ha iniciado, y para complicar más las cosas es frecuente que se presenten varios episodios de trabajo de parto “falso”. Por ello la famosa frase “cuando llegue el trabajo de parto te darás cuenta” no ofrece ningún consuelo y solo aumenta la angustia materna.

Ahora describiremos algunos de los síntomas que pueden significar que el trabajo de parto está por iniciar, toma en cuenta que pueden no presentarse en este orden ni de la misma manera en todos los embarazos y que los síntomas de una mujer a otra pueden ser totalmente diferentes. Existen muchos otros datos que tu médico puede buscar e identificar para evaluar si estás en trabajo de parto pero nos enfocaremos a aquellos que tú puedes evaluar antes de llegar al médico.

Para facilitar que recuerdes estos cambios los hemos dividido en tres grupos: Cambios en el abdomen, cambios en las secreciones y cambios en las contracciones.

Cambios en el abdomen.

La forma y “consistencia” del abdomen tiene relación con la posición del bebé y el tono del útero, unas semanas antes del parto, (aunque puede ocurrir solo unas horas antes) el bebé acomoda la cabeza dentro de la pelvis materna, todo esto facilitado por cambios en su posición, menor volumen de líquido amniótico o contracciones. Este cambio modifica la “altura” del abdomen, el bebé se siente más bajo, algunos síntomas respiratorios y digestivos mejoran por la presión del bebé en la parte alta del abdomen. Este dato por si solo NO significa un trabajo de parto.

Cambios en las secreciones vaginales:

Los cambios hormonales al final del embarazo y la expulsión del tapón de moco al iniciar la dilatación del cuello del útero producen un aumento en las secreciones vaginales, aunque en ocasiones se puede identificar con claridad la expulsión del tapón de moco como una secreción mucosa muy densa transparente o color gris acompañada de rastros de sangre, también es frecuente que el único cambio sea un aumento de la secreción o la aparición de escasos rastros de sangrado. Estos cambios como están asociados al inicio de la dilatación del cuello, por lo general se presentan unos días antes del trabajo de parto.

Cambios en las Contracciones.

Seguramente si estás al final de tu embarazo, para esta etapa has estado sintiendo contracciones desde hace meses, ocasionalmente un endurecimiento del abdomen, una leve presión dentro de la pelvis e inclusive un pequeño cólico.

La percepción de las contracciones es diferente de una mujer a otra pero una recomendación es pensar que las mismas contracciones que has estado sintiendo durante el embarazo ahora se presentan con mayor intensidad cambiando de una presión en la pelvis por un dolor de presión intensa o cólico en la pelvis, parte baja de la espalda o la cara interna de las piernas. Este dolor se presenta al mismo tiempo que el abdomen se encuentra “endurecido” por la contracción y cede al mismo tiempo que el abdomen se relaja.

Una manera de diferenciar entre las contracciones “falsas” y las “verdaderas” es que en el primer caso el tomar un vaso grande de agua o cambiar tu posición puede disminuir las contracciones en intensidad y frecuencia, en cambio si el trabajo de parto es real las contracciones seguirán con los mismos síntomas.

El tener contracciones de este tipo sobre todo si tienes o has tenido en los últimos días cambios en la forma del abdomen y cambios en las secreciones vaginales es muy sugestivo de que estás iniciando un trabajo de parto.

Es frecuente que las mamás piensen que deben de tener todas las respuestas y que conocer cuando inician el trabajo de parto es una especie de prueba que deben de pasar. Todo lo contrario, recuerda que tu médico y tu personal de salud están para auxiliarte y resolver tus dudas.

Si tienes sospecha de estar entrando en trabajo de parto es prudente que sigas las recomendaciones que te ha hecho tu médico para este momento y si no te han asignado instrucciones una llamada de teléfono va a solucionar tus dudas para que sepas como proceder. NO estas sola de hecho estás más acompañada que nunca..