Influenza

La influenza también llamada Flu o gripe es una enfermedad viral altamente contagiosa, se caracteriza por un cuadro caracterizado por dolor de cabeza, fiebre, dolor de garganta, dolor muscular y de las articulaciones que en ocasiones puede complicarse y provocar infecciones de oído y neumonías.

Como en otras enfermedades contagiosas, los cuadros de influenza durante el embarazo pueden ser más serios que en una mujer no embarazada. Esto se debe a que durante este tiempo tus mecanismos de defensa se modifican, haciéndote más propensa a las infecciones virales. Además, los cambios en el funcionamiento del sistema respiratorio por el crecimiento del abdomen aumentan el riesgo de que durante el embarazo la influenza se complique con otras infecciones como la neumonía.

Como en muchos lugares le llaman influenza a la gripa y en otros a una gripe común le llaman influenza es fácil pensar que una gripa común es una influenza. Sin embargo, como estas enfermedades son producidas por virus diferentes, una gripe común es muy poco probable que además de las molestias por congestión y flujo nasal, genere riesgos importantes para tu salud. En cambio, el virus de la influenza por ser mucho más agresivo puede generar complicaciones que si no son tratadas a tiempo ponen en riesgo tu salud y la de tu bebé.

Para evitar riesgos durante el embarazo y como sabemos que la vacuna de la influenza es inofensiva para tu bebé, es importante que apliques esta vacuna al final del primer trimestre. Esto aplica a cualquier embarazo que ocurra durante la época de influenza, que dependiendo de donde vivas, se extiende desde el otoño hasta el invierno.

A diferencia del virus de la gripe común que tiene muchos diferentes tipos, hasta hoy se conocen 3 tipos de virus de la Influenza: A, B y C, a su vez cada uno de estos grupos, tienen varios subgrupos; de manera que cada año, el virus que causa la mayoría de los casos es diferente del próximo año o del año anterior, es por ello que cuando se requiere, la vacuna debe ser aplicada para protegerte del tipo de virus que se espera para ese año en particular.

Hay diferentes tipos de vacunas.

Hay 2 tipos de vacunas autorizadas por la FDA: la vacuna antigripal inactivada trivalente y la vacuna antigripal con virus vivos atenuados. La vacuna antigripal inactivada trivalente es la única que está autorizada para usarse en niños de 6-24 meses de edad que se encuentran el grupo de alto riesgo y es inyectada. En cambio la de virus vivos atenuados sólo debe aplicarse en personas sanas de entre 5 y 49 años de edad y se aplica por vía intranasal.
Aunque estés vacunada siempre es preferible evitar la infección, y como la Influenza se contagia a través del aire, ya sea por toser, estornudar o por objetos (contaminados por las secreciones de una persona enferma) que pasan de una persona a otra, es importante tener en mente el aseo frecuente de las manos y evitar estar muy cerca de personas que tiengan síntomas gripales.

Como puede haber diferencias de una región a otra, por lo general las autoridades de salud recomiendan la aplicación de la vacuna contra influenza en la época de otoño e invierno en los siguientes casos:

  • Niños sanos entre 6 y 24 meses de edad.
    • Niños y adolescentes que tienen una enfermedad que los pone en un riesgo alto de complicaciones a consecuencia de una influenza como los que padecen:
  1. Asma
  2. Diabetes
  3. Infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana HIV
  4.  Enfermedades del corazón
  5. Que reciben tratamientos inmunosupresores
  6. Enfermedad crónica de los riñones
  7. Enfermedades pulmonares como la Fibrosis Quística

También deben recibirla:

  • Las embarazadas que vayan a estar en el segundo o tercer trimestre del embarazo durante la época gripal.
  • Las personas que estén en contacto directo con niños de riesgo alto.
  • El personal de la salud.

    ¿Quiénes no deben vacunarse?
    • Los niños menores de 6 meses.
    • Las personas que en ese momento cursen con una enfermedad febril grave y aguda.
    • Las personas que han tenido reacción alérgica a las proteínas del pollo, huevo o timerosal ya que los virus de la vacuna crecen en huevos de gallina embrionados y se conservan en timerosal.

    Puede haber algunos síntomas asociados a la aplicación de la vacuna antigripal como fiebre, sobre todo en las siguientes 6 y 24 horas. Esto se observa con mayor frecuencia en niños menores de 2 años, también puede dolor en el sitio donde se aplicó la inyección, náusea, dolor de cabeza, escalofríos, dolor de músculos y somnolencia.

    ¿Qué ventajas tenemos al utilizar esta vacuna?
    El aplicarse la vacuna y vacunar a nuestros hijos contra la Influenza tiene más beneficios que los que uno supone. En el caso de la mujer embarazada el beneficio es mayor, ya que al vacunarte, los anticuerpos que tu cuerpo desarrolle llegarán a tu bebé por medio de la placenta y estará protegido contra la influenza por algunos meses aun después de que nazca. Hay estudios que demuestran que esos bebés tienen un riesgo 70 por ciento menor de enfermarse de esta enfermedad antes de los 6 meses de vida que los bebés cuyas madres no reciben la vacuna durante el embarazo.

Esta protección durante los primeros meses es muy importante, porque los bebés menores de 6 meses son particularmente vulnerables a las complicaciones de la influenza, pero son muy pequeños para vacunarse.

La influenza es una enfermedad que principalmente queremos prevenir en el embarazo, pues puede llegar a complicarse, afectar tu salud y ritmo de vida durante días y hasta semanas justo cuando estás intentando mantenerte saludable y cuidar a tu bebé. Recuerda que tu médico es quien debe ayudarte con sus recomendaciones, pregunta como puedes protegerte durante el embarazo.