Datos de alarma en el puerperio.

La recuperación después de un parto o una cesárea son diferentes que cualquier otro procedimiento quirúrgico o enfermedad. Al mismo tiempo que los cambios hormonales y de tu cuerpo que ocurren durante el embarazo regresan a su estado normal, tu cuerpo se prepara para la lactancia, tú te recuperas de un procedimiento quirúrgico o de un parto y el tiempo que tienes para descansar, recuperarte y tu alimentación son diferentes de cuando te recuperas de cualquier otro procedimiento. Todos estos cambios y la dificultad de saber la diferencia de lo que es normal y no es normal pueden hacer que sea mas difícil para ti saber cuando llamar a tu médico o la personal de urgencias.

Recuerda tener a la mano los teléfonos de contacto y urgencia de tu médico o personal de salud y colocarlos también pegados en el refrigerador o cualquier otro lugar donde cualquier persona los pueda encontrar de inmediato.

A continuación te presentamos una lista de situaciones que requieren contactar a tu médico o al personal de salud.

Aunque es normal el sentirte cansada y un alto porcentaje de mujeres tienen algún grado de depresión posparto, si se presentan alucinaciones o sentimientos de suicidio, de dañar al bebé o los síntomas están afectando tanto el funcionamiento normal de la madre como el cuidado del bebé es importante llamar al médico.

  • Sangrado

El sangrado es normal que continúe durante las primeras semanas y va disminuyendo después los primeros días posparto. Si después el sangrado vuelve a aumentar, si se convierte en un sangrado rojo vivo, con coágulos mayores que una cuchara de comida, si tienes mareos o el sangrado tiene un olor desagradable debes de llamar a tu medico. Una infección, restos de membranas o placenta dentro del útero e inclusive la acumulación de coágulos por el sangrado pueden dificultar la contracciones normales que disminuyen el sangrado después del parto.

  • Fiebre.

No es normal tener fiebre después del parto. Las infecciones en el puerperio son de las complicaciones mas frecuentes que pueden poner en serio peligro tu salud. Si tienes fiebre aunque sea una fiebre leve de 37.5 grados Centígrados (99.5 Fahrenheit) debes de llamar a tu medico cuanto antes, identificar a tiempo la causa de la fiebre y el tratamiento adecuado pueden evitar serias complicaciones de salud que pueden poner en peligro tu vida.

  • Dolor.

Es normal que tengas dolor después del parto o cesárea, y es normal que tengas cólicos sobre todo durante la lactancia. Sin embargo si un dolor en las mamas, en el abdomen, pelvis, espalda o en la región genital se presenta de manera continua o aumenta a una intensidad que te impida realizar tu actividad normal, debes de llamar a tu médico.

  • Mamas.

Las complicaciones como obstrucción de los conductos de la leche o las infecciones en las mamas pueden producir dolor en algún área específica de las mamas, edema y enrojecimiento de la piel. Si tienes estas molestias y no disminuyen después de lactar tu bebé y sobre todo si tienes fiebre debes contactar a tu médico.

  • Cesárea y Episiotomía.

Es normal un enrojecimiento y un dolor leve en la cicatriz de la cesárea y de la episiotomía, sin embargo debes llamar a tu médico si el dolor es intenso e impide tu actividad normal, si la cicatriz de la cesárea o la episiotomía se encuentra en su totalidad o en una porción enrojecida o hinchada sobre todo si el enrojecimiento se extiende mas allá del área de la cicatriz, o se presentan secreciones o salida de pus de la cicatriz.

  • Complicaciones urinarias.

Otra de las complicaciones frecuentes en el puerperio son las infecciones urinarias, como es frecuente que al orinar salga un poco de sangrado de la vagina y la orina produzca ardor en el área de la episiotomía o de las laceraciones de la mucosa que se presentan en el parto, te puede ser difícil saber cuándo llamar a tu medico. Si presentas, dolor en la espalda de un solo lado, el ardor al orinar, el tener que orinar con mucha frecuencia o el tener muchos deseos de orinar y no poder hacerlo, son síntomas de una infección urinaria, y cualquiera de estos indicios aislado o combinado con otro con o sin fiebre es prudente comentarlo con tu médico.

  • Complicaciones venosas.

Así como en el embarazo se pueden presentar complicaciones en las venas de las extremidades y es frecuente tener algo de edema en las piernas, si una de las piernas tiene mas edema, sobre todo asociado a dolor, si tienes un área enrojecida o hay dolor al palparla, es importante comentarlo con tu medico ante el riesgo de una tromboflebitis.

  • Neurológicos.

Complicaciones en los vasos sanguíneos o episodios de hipertensión arterial que se pueden presentar en el puerperio aunque no hayas tenido alta presión en el embarazo, pueden producir dolor de cabeza intenso, visión borrosa o sensación de ver luces o mareos. Aunque puedes tener dolor de cabeza por cansancio en el puerperio, si esta molestia es intensa que te impide realizar tus actividades normales y sobre todo si se presentan los otros síntomas que comentamos es importante notificarlo a tu médico.

El puerperio no impide que puedas presentar cualquier otra enfermedad de una mujer adulta, sobre todo si tu historial de salud previo al embarazo te pone en riesgo o presentaste complicaciones durante el embarazo o parto. Usa tu sentido común, si te sientes mal, no puedes respirar adecuadamente, tienes mareos o cualquiera de los malestares que mencionamos debes de llamar a tu medico o personal de salud.

Anota con cuidado tus síntomas, qué tan frecuente se presentan, anota el nivel de fiebre, ten a la mano los medicamentos que estás tomando y describe con cuidado a tu medico todas tus molestias. Esta información es vital para que el pueda decidir el mejor curso de acción y puedas disminuir el riesgo de que estas complicaciones afecten tu salud o el cuidado de tu bebé.