Métodos definitivos: Esterilización femenina y masculina

Cuando una pareja decide que uno de los dos lleve a cabo la esterilización como un método anticonceptivo permanente, es porque está consciente de que no es reversible. Es importante estar seguros de que no querrán tener hijos en el futuro, pues si se cambia de opinión después de llevar a cabo el procedimiento, hay mayores complicaciones al tratar de revertirlo y no hay garantías de que se pueda lograr el embarazo.

Si deseas conocer más sobre estos métodos, te invitamos a leer el siguiente artículo.

El optar por someterse a esterilización es una decisión importante. Deben evitar tomar la decisión en momentos de estrés (tales como después de un divorcio o de perder un embarazo), ni de presión social o incluso por la misma pareja.

Y aunque la mayoría de las mujeres que se someten a esterilización no lo lamentan, en algunas que tienen menos de 30 años la probabilidad de arrepentirse en mayor.

Si no se tiene la seguridad de someterse a esterilización, existen otras opciones de métodos anticonceptivos, como aquellos de acción prolongada que permiten quedar embarazada al dejar de usarlos. Los dispositivos intrauterinos y los implantes anticonceptivos, por ejemplo, son eficaces para prevenir el embarazo como la ligadura de trompas, son más seguros que la esterilización, duran varios años y se pueden “revertir” en cualquier momento si más adelante se desea un embarazo. Tu médico puede analizar contigo y con tu pareja los diferentes tipos de métodos anticonceptivos y ayudar a elegir el que mejor se ajuste a sus necesidades.

¿Cuáles son los procedimientos de esterilización para las mujeres y para hombres?

En la mujer, se denomina ligadura de trompas y el procedimiento para los hombres se denomina vasectomía. Ambos son considerados como procedimientos seguros con pocas probabilidades de que se presente alguna complicación.

Esterilización femenina

La esterilización femenina consiste en la ligadura de trompas de Falopio, al bloquearlas, se impide que el óvulo se desplace hacia el útero y que los espermatozoides lleguen al útero. Es una forma altamente eficaz de prevenir el embarazo. Menos de 1 de cada 100 mujeres quedan embarazadas en el año posterior a la intervención. Sin embargo, cabe recordar que este tipo de método anticonceptivo no protege contra enfermedades de transmisión sexual.

Un riesgo común a todos los métodos de ligadura de trompas es que si se llega a dar el embarazo, hay una mayor probabilidad de que sea un embarazo ectópico.

Hay tres formas de realizar la esterilización femenina: minilaparotomía, laparoscopia o histeroscopia. Cada método tiene riesgos y beneficios. Platiquen con tu médico para analizar todos los métodos disponibles y escoger el momento y el método que mejor se ajusten a sus necesidades.

  1. Minilaparotomía

Intervención quirúrgica que se realiza con una pequeña incisión en el abdomen, extrayendo las trompas de Falopio hacia arriba a través de la incisión. Se extirpa una pequeña parte de cada trompa o bien pueden extirparse ambas trompas por completo.

Este método se utiliza con frecuencia cuando una mujer opta por someterse a esterilización inmediatamente después haber tenido un parto vaginal. A esto se le conoce también como esterilización puerperal. Después de que una mujer da a luz, las trompas de Falopio y el útero, todavía dilatado, están situados justo por debajo de la pared abdominal, desde el ombligo hacia abajo. La ligadura de trompas puerperal se realiza idealmente antes de que el útero retorne a su posición normal, en general algunas horas o días después del parto.

Se realiza con anestesia general o anestesia regional. En una mujer que ha tenido un parto por cesárea, generalmente la esterilización puerperal se realiza en el momento del parto a través de la misma incisión utilizada para el nacimiento del bebé.

Beneficios Riesgos
Es eficaz inmediatamente después de la cirugía. Hemorragia
No se necesitan otros métodos anticonceptivos para evitar el embarazo. Problemas de cicatrización e infección en la herida, al igual que en otras cirugías.
Otros órganos pueden sufrir daños durante la cirugía.
  1. Laparoscopia

La laparoscopia es una cirugía que normalmente se realiza con anestesia general. Para realizarla, se introduce un instrumento denominado laparoscopio a través de una pequeña incisión cerca del ombligo. El laparoscopio permite visualizar los órganos de la pelvis. Las trompas de Falopio se bloquean con instrumentos introducidos por el laparoscopio o con otro instrumento introducido a través de otra pequeña incisión. Las trompas pueden bloquearse con bandas, pinzas o corriente eléctrica. Puede extirparse una pequeña parte de cada trompa o bien pueden extirparse ambas trompas por completo. Este tipo de procedimientos se realizan cuando se quiere la esterilización en un momento no relacionado con un embarazo reciente.

Beneficios Riesgos
Rápida recuperación, es cirugía ambulatoria. Hemorragia
No se necesitan otros métodos anticonceptivos para evitar el embarazo. Problemas de cicatrización e infección en la herida, al igual que en otras cirugías.
Es eficaz inmediatamente después de la cirugía. Otros órganos pueden sufrir daños durante la cirugía por los instrumentos que se utilizan.
  1. Esterilización histeroscópica

En la esterilización histeroscópica, se introduce un dispositivo denominado histeroscopio en la vagina y desde allí en el útero a través del cuello uterino. Se utiliza para colocar en las aberturas de la trompas de Falopio pequeños dispositivos que causan la formación de tejido cicatricial para que bloquee las trompas. El tejido cicatricial tarda alrededor de 3 meses en formarse.

Para poder depender de este método para evitar el embarazo, se debe realizar una prueba denominada histerosalpingografía para confirmar que las trompas estén bloqueadas, es por ello que se debe usar otro método anticonceptivo o evitar tener relaciones hasta que se tengan los resultados de la prueba.

Beneficios Riesgos
Tiene mayor eficacia en comparación a los otros métodos de esterilización. Hay casos en donde no se pueden colocar los dispositivos en ambas trompas, por lo que no se puede confiar que evitará el embarazo.
No se necesitan otros métodos anticonceptivos para evitar el embarazo. No tiene eficacia inmediata, hay que esperar a los resultados de la histerosalpingografía 3 meses después.
No se realizan incisiones en la piel, se puede llevar a cabo en el consultorio con anestesia local.

Esterilización masculina

En una vasectomía, los conductos por donde llegan los espermatozoides a los testículos, se ligan, cortan, pinzan o sellan para impedir que se liberen y fertilicen el óvulo de la mujer.

El funcionamiento sexual del hombre no se ve afectado, debido a que los espermatozoides constituyen solo el 5% del semen, hay muy poco cambio en el volumen de líquido que se libera. La eficacia de la vasectomía para prevenir el embarazo después de 1 año es ligeramente mayor que la de la esterilización femenina. Al igual que en el caso de la esterilización femenina, la vasectomía no protege contra las ITS.

Se puede realizar en el consultorio de un médico o en una clínica u hospital, y si no hay complicaciones, el paciente puede irse a casa el mismo día. Se utiliza anestesia local para aliviar el dolor. Se realizan uno o dos cortes pequeños en la piel del escroto. Entonces se extrae cada conducto por el orificio del corte hasta que forma un anillo, y luego se corta y extrae una pequeña parte del anillo. Se ligan entonces ambos extremos y se los puede sellar con calor. Eso hace que se forme tejido cicatricial y bloquee los conductos. Una vez realizado esto, cada conducto deferente vuelve a colocarse luego en el escroto.

Otra técnica de vasectomía se conoce como “sin bisturí”. En esa intervención, los conductos deferentes se cortan de la misma manera, pero en lugar de hacer una incisión, se usa un instrumento especial para perforar el escroto en un lugar. No es necesario suturar después del procedimiento. Los pacientes experimentan menos dolor después de la intervención y la recuperación toma menos tiempo.

Beneficios Riesgos
Más segura que la esterilización femenina. Sangrado leve
Sólo se necesita anestesia local. Infección
No hay riesgo de embarazo ectópico.

Ahora que ya conoces un poco más sobre los métodos de esterilización, y desean llevarla a cabo, es necesario acudir con tu médico para que los ayude a elegir el que mejor se ajuste a sus necesidades, considerando además el estado de salud, posibles complicaciones y otros factores que pudieran afectar. Cualquier duda o inquietud, se debe resolver con el médico antes de someterse al procedimiento.

No olviden al realizar su elección, estar plenamente conscientes de los riesgos y los beneficios y de las demás opciones. También considerar cuándo someterse a este procedimiento, de acuerdo a su estilo de vida y atención de otros hijos en caso de tenerlos.

Recuerden que la esterilización tanto femenina como masculina son métodos permanentes.