Sonohisterografía

Es frecuente que tu médico solicite ciertos estudios cuando necesita tener más información de tu salud para hacer un mejor diagnóstico y llevar a cabo el tratamiento adecuado. Si en tu caso ha solicitado hacerte un estudio llamado sonohisterografía y quieres conocer los detalles del mismo este artículo es para ti.

¿En qué es la sonohisterografía?

Se trata de una técnica para proyectar imágenes de la cavidad uterina, inyectando un líquido dentro del útero, a través del cuello uterino, y usando la ecografía (o ultrasonido). El líquido revela con más detalle el interior del útero que cuando se usa la ecografía solamente. Este procedimiento se puede hacer en el consultorio de tu médico o especialista, en un hospital o en una clínica. Por lo general tiene una duración de 15 minutos.

 

 

 

¿Por qué tu médico puede solicitarte una sonohisterografía?

La sonohisterografía puede encontrar las verdaderas causas de varios problemas en la salud de la mujer, como sangrado uterino anormal, infertilidad y abortos naturales recurrentes. Tu médico puede sugerir este procedimiento cuando se ha tenido el resultado de una ecografía normal pero se siguen presentando los síntomas. La sonohisterografía puede detectar lo siguiente:

  • Tumores anormales dentro del útero, como fibromas o pólipos
  • Tejido cicatrizante dentro del útero
  • Formación anormal del útero
  • Además, también se hace antes y después de algunos procedimientos quirúrgicos.

En preparación al procedimiento:

La sonohisterografía se programará en los días donde no se presenta sangrado menstrual, pues durante esos días, la claridad de los resultados se puede ver afectada. El examen se podría posponer hasta que deje de sangrar. Este procedimiento está contraindicado en caso de embarazo, si existe una infección pélvica o una enfermedad inflamatoria pélvica. Se hará una prueba de orina para descartar el embarazo.

La sonohisterografía se hace con la vejiga vacía. Por ello te pedirán que te desvistas de la cintura para abajo, te coloques la bata que te proporcionarán en el consultorio médico y te recuestes en una mesa especial donde el especialista lleva a cabo este tipo de procedimientos. Tu médico hará un examen pélvico para determinar si el área está sensible o adolorida. En algunos casos, se llegan a administrar antibióticos.

Una vez terminado el examen pélvico, el médico comenzará a realizar la sonohisterografía. Como primer paso, se hace una ecografía transvaginal. Después, se inyecta un líquido en el útero a través del cuello uterino y se hace nuevamente el examen de ecografía.

A continuación se describe cada uno de los pasos de la sonohisterografía:

  • En la ecografía transvaginal, se coloca un transductor ecográfico—un instrumento portátil y delgado—en la vagina. Este instrumento envía ondas sonoras que se usan para proyectar imágenes de los órganos internos. Estas imágenes se proyectan en una pantalla.
  • Después del primer examen de ecografía transvaginal, se extrae el transductor. Se coloca entonces un espéculo en la vagina. Este instrumento mantiene abierta la vagina. El médico a continuación utiliza un hisopo a través del espéculo para limpiar el cuello uterino.
  • A continuación, introduce un pequeño tubo que se denomina catéter por la vagina. El catéter se coloca en la entrada del cuello uterino o en la cavidad uterina. El espéculo entonces se extrae.
  • El transductor se vuelve a introducir en la vagina y se administra lentamente un líquido estéril por el catéter. A medida que el líquido entra en el útero se puede sentir dolor (cólicos). También se podría hacer un examen de ecografía transabdominal mientras se administra el líquido en el útero. En este tipo de ecografía, se coloca un transductor sobre el abdomen.
  • Por último, cuando se haya llenado la cavidad de líquido, se toman imágenes ecográficas del interior del útero y el revestimiento uterino.

Al terminar el procedimiento:

Por lo general casi todas las mujeres regresan a casa de inmediato y pueden reanudar un nivel normal de actividad ese mismo día. Algunos de los siguientes síntomas que pueden ocurrir después del procedimiento:

  • Dolor en el vientre (cólicos)
  • Manchas de sangre
  • Secreción acuosa

¿Qué riesgos existen en la sonohisterografía?

Aunque este procedimiento es muy seguro, se puede presentar el riesgo de infección pélvica. Llama de inmediato a tu médico si presentas alguno de estos síntomas:

  • Dolor o fiebre el día que regresas a casa o al cabo de dos días.
  • Cambio en el tipo o la cantidad de secreción.

Existen además procedimientos alternativos que también se pueden usar para diagnosticar problemas del útero:

  • Histerosalpingografía––Este procedimiento de radiografía se usa para ver el interior del útero y las trompas de Falopio y puede determinar si las trompas están obstruidas. Para realizarlo, se usa radiación y un líquido que contiene un tinte. Algunas mujeres son alérgicas al tinte que se usa.
  • Histeroscopia––Se introduce un instrumento delgado que transmite una luz—el histeroscopio—en la vagina a través del cuello uterino para ver el interior del útero. A diferencia de la sonohisterografía, este examen por lo general requiere anestesia general o anestesia local.
  • Imagen por resonancia magnética (MRI)––Este examen de imágenes se usa para ver los órganos internos, pero no proyecta el interior del útero con la claridad de la sonohisterografía.

La sonohisterografía es una manera segura de detectar problemas relacionados con el útero. Los resultados pueden orientar al médico a encontrar problemas dentro del útero para que pueda recomendarte el mejor tratamiento para ti.