Polihidramnios

Si quisieras pensar en la mejor manera de proteger a tu bebé, no vas a encontrar mejor sistema que el que se encuentra dentro de ti: la bolsa y el líquido amniótico. Es ahí donde tu bebé está protegido del medio ambiente, de los movimientos o impactos del exterior, y en este espacio puede moverse con libertad, crecer, y desarrollarse. El crecimiento normal del bebé requiere una cantidad específica de líquido amniótico. El tener demasiado líquido (polihidramnios) o muy poco (oligohidramnios) rep...
Más

Oligohidramnios

Una preocupación constante de cualquier embarazada es que el bebé tenga suficiente líquido amniótico. Pero, ¿cómo saber cuándo se está en riesgo el embarazo por falta de líquido? ¿Cómo se puede saber qué cantidad es normal y cómo se mide? Para dar respuesta a estas preguntas, es importante saber algunas características del líquido amniótico. Contrario a lo que pudiera parecer, no permanece estático, no es una cantidad “fija o establecida” durante todo el embarazo, además está en constante cambi...
Más

El líquido amniótico donde crece tu bebé

Sabemos que en cada momento del embarazo ocurren maravillas que permiten el crecimiento y desarrollo de tu bebé, sin dudarlo, el líquido amniótico es una de ellas. Alrededor de los 12 días después de la fecundación, comienza a formarse el saco amniótico, que al llenarse de forma inmediata con el líquido amniótico, se convierte en el lugar ideal para que tu bebé se desarrolle. Este líquido proporciona el mejor ambiente para que tu bebé crezca.  Le permite desarrollarse en un lugar donde hay una ...
Más